Roma


Como mexicanos, siempre es agradable y nos llena de orgullo escuchar de las proezas y reconocimientos internacionales de nuestros paisanos ya sea Paola Longoria siendo nombrada la mejor raquetbolista de todos los tiempos, Lorena Ochoa colocándose en lo más alto de los rankings de golf, Hugo Sánchez triunfando en la liga española, Gael García adquiriendo fama en las pantallas a nivel mundial y más recientemente nuestra terna favorita de cineastas aztecas (Iñárritu, Cuarón y del Toro) quienes durante los últimos años nos han enorgullecido trayendo a casa numerosas estatuillas de la Academia, y es que ya era hora de que México estuviera en boca del mundo, por lo menos en el ámbito del entretenimiento. Siempre que escuchamos  que determinada película de alguno de los tres gigantes del cine mexicano está nominada para múltiples premios (Oscar, Globos de Oro, Venecia, etc), nos sale el orgullo mexicano y nos convertimos en críticos cineastas profesionales; y es precisamente esta última aseveración la que me da el valor de realizar esta crítica a la más reciente pieza cinematográfica de Alfonso Cuarón, Roma. Sobra decir lo que ya todo mundo sabe, Roma es una película basada en las experiencias formativas de la infancia de Cuarón, las cuales se llevan a cabo durante la década de los 70 en una de las colonias más populares de la capital mexicana, esta cinta ha gozado de gran reconocimiento a nivel mundial y se perfila como una de las favoritas para coronarse con varias estatuillas (10 nominaciones); de nueva cuenta, estos sucesos nos deben como nación, hacer sentir orgullosos y esperemos que la noche del 24 de febrero, Cuarón pueda incrementar su colección de premios de la Academia.

Dicho esto, que comiencen las críticas; cabe señalar, que esta es una opinión personal cuyo objetivo no es el de herir susceptibilidades, ofender o demeritar el trabajo de los aquí mencionados, simplemente es como ya lo mencioné la opinión de una persona que, independientemente de lo expuesto al inicio del artículo, emite su punto de vista como aficionado al séptimo arte, me gustaría hacer hincapié en “aficionado” ya que en ningún momento me considero experto y/o estudioso de las artes cinematográficas, simplemente, me gustaría expresar lo que pienso de la cinta, su creador y sus protagonistas, tomando en cuenta el entorno social actual y otros aspectos que a mi parecer impactan en la valoración ante la Academia y otras instituciones cinematográficas a la hora de considerar a esta película para diversos galardones.

Primero que nada, hablemos del director y guionista; Alfonso, cuenta con una larga trayectoria en el cine nacional y se está consolidando como uno de los mejores cineastas de los últimos tiempos y no solo en México, desde su trabajo en  Little princess en la década de los 90, se colocó en la mira del mundo y específicamente de Hollywood, aunque nosotros como mexicanos podemos presumir que lo conocemos por trabajos anteriores, ¿Quién no recuerda, Solo con tu pareja? Cinta en la que colaboró su hermano y también cineasta Carlos, y ya los muy veteranos lo recordarán por La hora marcada, programa que también marcó los inicios de otro grande (Guillermo del Toro), en fin, la carrera de Cuarón ha dado de que hablar y es innegable el éxito que ha obtenido, posiblemente su disciplina, su atención al detalle y su ojo crítico lo conviertan en un gran director de eso no me queda duda, pero sus capacidades como guionista son las que no me acaban de convencer, no me malinterpreten, si me causó risa e incluso disfruté Y tu mamá también, pero en el caso específico de Roma, en cuestión guion, sinceramente no veo porqué tanto escándalo, honestamente considero que el guion en esta cinta apenas se podría catalogar como tal, da la impresión en más de una ocasión que se colocaron a los actores en set y se les pidió actuar de manera natural, como lo harían en sus vidas cotidianas, en si, eso no es malo, le otorga cierto realismo a la cinta y para los que estamos familiarizados con la idiosincrasia de México, nos proporciona un sentido todavía más agudo del realismo de la misma, sin embargo, estos argumentos, ¿Son suficientes para catapultar al guion (o la falta de este) como mejor guion del año? Sin mencionar que muchos de los diálogos se sienten completamente improvisados, demasiadas son las ocasiones en las que se aprecia como la protagonista Yalitza Aparicio, simplemente se queda muda en la escena, repito conociendo la idiosincrasia mexicana, esto no se nos hace raro ya que ese tipo de conductas si son propias de una persona similar a la del rol principal de la película, esto no quita mérito al trabajo de Cuarón simplemente creo, que hay otras cintas que muestran un nivel de complejidad más alto en la elaboración de sus guiones ¿Y no debería de ser eso factor para que Roma no se lleve el premio a mejor guion? Dejemos que la Academia responda esa pregunta.

Con respecto a la protagonista de la película, si eres de México y tienes televisión, redes sociales y no has desaparecido de la faz de la Tierra en los últimos meses, ya debes de saber quien es Yalitza Aparicio, ya que, en numerosas ocasiones y en numerosos medios de comunicación nos han contado como una educadora rural transformó su humilde pasado en lo que parece ser una prometedora carrera en la industria cinematográfica y es que hasta marcas de renombre como Gucci o Louis Vuitton han recurrido a la imagen de la nueva actriz para fines comerciales, revistas de moda de la talla de Vanity Fair o Vouge la han plasmado en sus portadas, en pocas palabras Yalitza está en boca de todos, ya sea por gente que se alegra de ver como nuestra paisana triunfa a nivel mundial o por comentarios racistas y elitistas de envidiosos e hipócritas que no entienden como una persona de origen indígena pueda gozar de ese nivel de fama; la controversia que la persona de Yalitza ha despertado en los medios es tanta, que yo no me enfocaré en emitir un punto de vista con relación a su origen racial, simplemente diré que no importa si eres blanco, negro, azul o morado, cualquiera tiene derecho de tener éxito y reconocimiento si es que estos provienen de un arduo y honesto trabajo, por lo que solo me enfocaré en su trabajo como actriz. Yalitza interpreta a Cleodegaria “Cleo” Gutiérrez, quien a su vez, está inspirada en la que fuera la nana del cineasta, creo que este no es un papel demandante como histrión, es un rol que ofrece poco o nulo reto a quien lo interpreta ya que está lleno de mudos, miradas perdidas al horizonte y los pocos diálogos que tiene son muy cortos y carecen de profundidad, esto no implica que el personaje sea malo, simplemente asi es “Cleo” retraída, tímida, poco comunicativa y le cuesta trabajo expresar sus sentimientos, en numerosas ocasiones la vemos atravesar situaciones bastante difíciles y “Cleo” solo nos regala miradas de indiferencia y frases cortas como “Si señora” queda claro que así quería Cuarón a su protagonista, posiblemente así recuerde él a su nana a quien con tanto cariño le dedicó la película, y de nueva cuenta esto en sí no está mal, simplemente considero que el papel no ofrece el reto suficiente para que Yalitza sea condecorada con uno de los mayores premios en la industria del cine (mejor actriz) y es aquí donde tengo sentimientos encontrados, si bien me da gusto que una mexicana esté nominada para uno de los premios más importantes de la noche de los Oscar, el crítico en mí no deja de pensar que otras actrices realizaron más méritos para llevarse la estatuilla como Glenn Close quien cuenta con una larga carrera o incluso Lady Gaga cuya carrera como actriz no es tan larga, pero su papel representó un mayor reto que el de “Cleo”, como mexicano espero y me daría gusto que Yalitza se lleve el Oscar, pero como fan de cine desearía verla en papeles más retadores y más complejos (si es que Yalitza decide continuar con su carrera) para realmente analizar si tiene o no madera de actriz.
 Por otro lado, no debería considerarse como gran desarrollo histriónico por parte de la nativa de Oaxaca lo que hizo en pantalla, ya que siendo honestos interpretó un papel que no dista mucho de su perfil en la vida real, y esto no debe interpretarse como comentario racista, por algo el mismo Cuarón buscó a su protagonista en comunidades indígenas y no en el CEA de Televisa (no te la crees si ves que “Cleo” es interpretada por una rubia ¿Cierto?) En pocas palabras y a pesar del gusto que me da que nos salgamos del esquema europeo-occidental de la actriz perfecta, me gustaría ver a Yalitza interpretando otro tipo de papeles y ya el tiempo determinará si merece o no ser condecorada con premios por su trabajo.

El papel de Sofía interpretado por Marina de Tavira (quien también está nominada al Oscar) es, en mi opinión el rol más completo de la cinta, es el personaje que más nos transmite sentimiento, en ocasiones la ves como la típica patrona “mamona” y en otras se proyecta como una persona sensible y “buena onda” y es precisamente esa mezcla la que convierte a un papel y a quien lo interpreta en un buen trabajo actoral. Sofía nos regala momentos de drama, risa e incluso de empatía a lo largo de la película y no creo que el hecho de que Marina es actriz de profesión (contrario a Yalitza) sea la causa de esto, ya que, no muchos (incluyéndome) conocíamos a Marina por trabajos previos, la razón es simplemente la estructuración del rol de personaje.
El resto del cast pasa sin pena ni gloria, están ahí como parte del elenco, pero simplemente no resaltan, ni el mismo reflejo del pequeño Cuarón me causó gran impacto.
La película en ocasiones se siente lenta y pesada y la mayor parte del tiempo siento que estoy viendo una cámara escondida en la casa de una familia real, lo cual posiblemente era la intención de Cuarón y de ser así, lo logró, la historia es buena a secas y no te deja ese mal sabor de boca que muchas cintas del estilo te dejan cuando terminan, esa sensación de ¿Neta perdí dos horas de mi vida en esto? No apareció como en un principio lo temí, pero tampoco es la revelación del año y creo que los medios le dan más relevancia de la que debería, posiblemente el entorno social tenga mucho que ver con esto, y es que creo que la Academia puede verse influenciada a favor de Cuarón y su cinta por la polémica que representa Trump y sus políticas anti migración, es mi parecer que la Academia trata de alejarse lo más posible de cualquier situación que la pueda relacionar con el mandatario norteamericano y que mejor forma que la de premiar una cinta que refleja a la sociedad que Trump tanto critica. Es precisamente este factor lo que me hace dudar a la hora de analizar porqué Romatiene tantas nominaciones un caso similar al de Blank Panther nominada a mejor película, ¡La inclusión los es todo hoy en día en la industria del cine!
En conclusión, diría que vale la pena ver la película simplemente para ver el porqué de tanto escándalo, pero tampoco serás un neófito del cine si decides no verla, no te vas a perder de una obra de arte, eso sí siempre es bueno ver y apoyar el cine mexicano (excepto si habla de narcos, ya tenemos suficiente con la realidad) y definitivamente es un gran paso para el séptimo arte nacional.    
Anuncios